IMG_7472

QATAR 2022, LAS ESTRELLAS DEL MUNDIAL

Con el proyecto “Qatar 2022, las estrellas del mundial” documento el trabajo de las personas –todos ellos inmigrantes– que hoy en día están construyendo las lujosas infraestructuras que albergarán el mundial de fútbol que tendrá lugar en 2022 en la capital de Qatar, Doha.
La idea es mostrar, visibilizar, poner en “el terreno de juego” una gran paradoja: el evento estrella (el mundial) del deporte rey (el fútbol) se cimenta sobre la base de la explotación de miles de trabajadores. En el caso de este mundial, como ya hemos citado, los trabajadores son todos ellos inmigrantes. Cuestión ésta, la de la puesta en marcha de este mundial, que si la extrapolamos no deja de ser una metáfora del funcionamiento de nuestro sistema neoliberal: un sistema amoral en el que un*s poc*s afortunad*s, una élite, puede vivir lujosamente, gracias al trabajo de una gran masa de la población que cada vez se haya más empobrecida.

El contexto: Qatar
A raiz de la elección de Qatar como sede del Mundial de Fútbol 2022, Qatar se ha convertido, en pleno siglo XXI, en un estado en el que las diferencias económicas, culturales, entre las élites gobernantes y los trabajadores es abismal. Y así, estos últimos son seducidos por unos agentes de contratación que les prometen un salario digno. Promesa que no se cumple, pues los inmigrantes acaban siendo víctimas de un trabajo forzoso que no responde a las leyes del derecho internacional. En ese sentido los trabajadores migrantes llegan a Qatar esperando ese trabajo digno, pero acaban siendo explotados, no teniendo más salida que aceptar el trabajo y el salario que les den. En ese sentido el 86% de los pasaportes son retenidos por los empleadores, una cifra alarmante. En 2022 habrá más personas que han perdido la vida en la construcción de la infraestructura para la Copa del Mundo que futbolistas sobre el terreno de juego.

Mi experiencia
Este año visité Qatar, en concreto la ciudad de Doha. Las únicas personas que encontraba en mi deambular por la capital eran trabajadores de la construcción. Cámara en mano empecé a visitar las obras y a realizar retratos de los trabajadores. Preguntando a éstos su lugar de procedencia, me hablaban de su historia, de cómo habían llegado hasta allí y de todo lo que habían dejado atrás en su país. Me invitaron a conocer la ciudad industrial, zona donde ellos tienen sus viviendas. En ese lugar viven afinados miles de personas, en barracones, sin aire acondicionado, con muy pocos servicios…

Con el proyecto “Qatar, las estrellas del mundial” quiero mostrar la realidad, y poner sobre “el terreno de juego” el trabajo de las personas –la mayoría inmigrantes de paises como India, Pakistán, Bangladesh, Nepal, Tailandia…– que hoy en día están construyendo las lujosas infraestructuras que albergarán el mundial de fútbol que tendrá lugar en 2022 en la capital de Qatar, Doha.
Una reflexión sobre la gran gran paradoja que supone que el mayor evento del deporte rey se cimente sobre la base de la explotación de miles de trabajadores. Un juego a la vista inofensivo, pero que en realidad no incluye precisamente un “juego limpio” dentro de sus normas.Las “selecciones” que se están dejándo literalmente la piel sobre el “terreno de juego” son las de paises como India, Pakistán, Bangladesh… en un mundial que oficialmente todavía no ha comenzado pero que ya se ha cobrado miles de vidas.